miércoles, mayo 22

El Impostor

Se erigen en patron de sí mismos y se quedan sin entender. San Pablo

Querer medir con las dimensiones de su inteligencia humana, cambiante y angosta, la inteligencia divina, absolutamente inmutable, capaz de abarcar cualquier infinitud. San Agustin.

Por Germán Orozco Mora

Jaime Martínez Veloz publica “El Impostor”, investigación sobre Jaime Bonilla, ex Gobernador de Baja California, vida y obras.

Cuando asesinaron en Lomas Taurinas a Luis Donaldo Colosio un 23 de Marzo de 1994, gobernaba desde 1989, el buen Ernesto Ruffo Appel. Cleofas Veloz era delegado federal de SEDESOL, y en varios puentes del Río Tijuana aparecieron enormes mantas –era la novedad gráfica del ploter- ¡RUFFO ASESINO! No se si comprobaron la autoría de aquellas difamaciones contra el Gobernador, pero todo apuntaba a Martínez.

Si la religión no tuviera que ver con la política no seríamos veraces y consecuentes con la verdad histórica. En todos los tiempos, y en todas las tribus y en todos los rincones del planeta. Los pericúes y cochimíes creían que el universo estaba administrado por “Niparaya”. Aún no llegaba Kino, Salvatierra, Ugarte, los franciscanos, los dominicos, los misioneros que evangelizándoles con el testimonio de su vida les motivaron a creer en el Dios de Jesucristo.

El anglicano Nelson Mandela, soportó más de treinta años en prisión, gracias, narra él mismo, al maravilloso libro de Norman Vincent Peal, “El Poder del Pensamiento Tenaz”. Despreciado por su mujer, y bloqueada su correspondencia con sus hijos, la Fe cristiana lo ha convertido en uno de los personajes más admirados en la historia humana. Como Gandhi, venció el racismo y el odio del apartheid, para alcanzar el respeto a las mayorías sudafricanas. El Nobel de la Paz para él y el Obispo Desmund Tutu, dan prestigio a la academia sueca. La tesis central es que la Fe es fundamental en el desarrollo de las comunidades o ciudades, eso significa Polis, ciudad.

MORENA como partido político fue registrada ante el INE, el 12 de Diciembre de 2017. Nada más concorde al mexicano que La Morena del Tepeyac. Corde significa corazón. Pero bien dicen en Los Altos de Jalisco: El corazón a Dios, el ojo al peso, y el lomo tiezo.

Como ha revelado la revista Proceso en entrevista con Enrique Dussel, un “filósofo” argentino avecindado en Teotihuacán, resulta que el Presidente López Obrador coincide con la histórica presencia de “Un Mesías”, un enviado. Flaco favor le hacen esas lisonjas inverosímeles e infundadas al presidente de México. Él ya comprendió que se va en 2024 y punto, hará lo mejor que pueda hacer. Muchos hemos sido ilusos por nosotros mismos con Echeverría, De la Madrid, Salinas, Fox, Calderón, Peña, y AMLO.

Ni son Dios, ni dioses. La gente se les hincaba a san Pedro y san Pablo, y ellos les decían que no eran más que hombres, que no se postraran de rodillas sino sólo ante Dios, como Abraham, Moisés, y al presente con grandes líderes políticos como Juan Pablo II, Mijail Gorbachov, Vaclav Havel, Nelson Mandela, César Chavez, Lech Walesa, Issac Rabin, Yasser Arafat, Golda Meier, Barack Obama, etcétera.

Bien dicen los viejos sabios: “El que no conoce a Dios, delante de un puerco se hinca”.

La ignorancia y la inmoralidad social, son caldo de cultivo para los fanatismos; el fundamento del fanatismo es la ignorancia. El sacerdote alemán Bernahrd Hearing demuestra cómo la ignorancia teutona fue la raíz del Holocausto.

El 8 de diciembre de 1941, los “nazis alemanes”, que tenían bajo su dominio el territorio y la población de Latvia y su capital Riga, condujeron a uno de sus campamentos de exterminio a un numeroso grupo de judíos. Estaba entre ellos un hombre de 82 años que había consagrado su vida al estudio y a la actividad de escritor. Mientras los trasladaban al vagón que debía llevarlo a la muerte, el anciano, que no pudo apresurar su paso, recibió un disparo y murió en el acto. Se le dio sepultura en la fosa común del cementerio judío de Riga. “Yo conozco la historia de la humanidad, y sé el destino que, a la postre, aguarda a las tiranías. El nacionalsocialismo será destruido y de su jefe y fundador no quedarán rastro siquiera”. (Simón Dubnow, La Historia más antigua del Pueblo Judío, Buenos Aires, 1951, Leon Dujovne).

“El mundo griego se deleitaba con el espectáculo de la naturaleza y no confiaba en la humanidad. En la Biblia, el judío veía la naturaleza, y al hombre como obras de Dios mismo, pero el hombre era libre y responsable por su destino. El optimismo del judío se traducía en la afirmación del valor positivo de la existencia y en la convicción de que los pueblos son capaces de tornarse mejores, si lo quieren”. (León Dujovne, Buenos Aires, agosto 1951).

El viejo sabio jesuíta Francisco Ramírez Meza predicaba que “No podemos engañar a dos personas; a Dios y a nosotros mismos”. Amecamense fundador de los programas de Radio Vaticano para Hispanoamérica.

* Columna Invitada