domingo, febrero 25

Son 94 privados de la libertad que reciben educación inicial

Para la Comisión Estatal del Sistema Penitenciario (CESISPE) el tema del combate al analfabetismo es de vital importancia porque es una condición provocada por la marginación y la pobreza y revertirlo en los centros penitenciarios es parte de la atención y esfuerzo para abrir nuevas oportunidades de desarrollo personal para las personas privadas de la libertad.

Así lo señaló la titular de la CESISPE, Ma. Elena Andrade Ramírez, quien resaltó que 94 personas privadas de la libertad cursan en los centros penitenciarios del estado su instrucción inicial y el saber leer y escribir les permitirá ampliar su participación en diferentes actividades, facilitándoles la comunicación y propiciando el bienestar personal y familiar.

Andrade Ramírez destacó que a través del proceso de alfabetización se busca el desarrollo de la enseñanza-aprendizaje individual y colectiva de las personas privadas de la libertad, así como proveerlos de herramientas que los ayuden a construir un pensamiento crítico que les proporcione la oportunidad de discernir el momento que viven y los encamine a la transformación de sus vidas. De acuerdo a su preparación educativa pueden ir sumando grados académicos en la medida de las posibilidades de cada persona.

La funcionaria estatal señaló que en la edificación de espacios de aprendizaje para la población penitenciaria que carece de estudios se han involucrado instancias gubernamentales y organismos del sector privado, entre éstos, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), que a través de su personal ha dado todo el apoyo a las personas privadas de la libertad en este proceso formativo, lo cual ha representado una experiencia con beneficios invaluables y a los cuales otorgó merecido reconocimiento y agradecimiento.

Indicó que la tasa en analfabetismo de un país tiene que ver con el desarrollo económico. En México, durante los últimos 50 años, el porcentaje de personas analfabetas de 15 y más años bajó de 25.8% a 4.7 %, lo que equivale a 4 millones 456 mil 431 personas que no saben leer ni escribir.

Aseveró que en México las desigualdades regionales persisten: Chiapas sigue siendo la entidad con peores resultados en analfabetismo con el 13%, en Oaxaca es de 10% y en Guerrero es de 9.8%; en contraste, en la Ciudad de México el porcentaje es de 0.9%, en Nuevo León es de 1%, y en Baja California de 1.1%.